miércoles, 16 de septiembre de 2009

¿Medios de Comunicación o Comunicando Miedos?

Estamos de acuerdo en que debe haber una nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. O, al menos, no hay voces que propongan dejar la norma vigente. Quizás haya silencios cómplices o chicanas políticas, pero nadie alza su voz para oponerse al tratamiento de una nueva ley. Posiblemente sea porque nadie se anima a defender una ley que se originó durante la dictadura, con las firmas de Videla y Martínez de Hoz entre otros, y que acumula modificaciones realizadas durante el menemato neoliberal.
Todo lo que digamos ya está mediado por los medios masivos de comunicación. En la actualidad, ellos son el horizonte de comprensión desde dónde percibimos y analizamos todo y, es más, desde donde existimos. En los medios masivos se constituye el sentido del ser actual. Por esta razón, posiblemente, sea tan fuerte el impacto que tienen los medios en la realidad (sea lo que sea lo que llamamos realidad). Operan en lo más originario, en la pragmática. Sucede que el mundo tiene sentido por el hombre pero el hombre está abierto al mundo antes que a sí mismo y, por lo tanto, siempre está comprendiéndose por él en una codeterminación mutua originaria. Existimos, comprendemos y somos desde los medios masivos de comunicación.
Siendo que, al decir del Dr. Guillermo Mastrini, “uno de los roles indiscutibles de los medios masivos de comunicación en la sociedad moderna es brindar información de calidad con el objetivo de contribuir a que la ciudadanía adopte las decisiones (políticas, económicas, sociales, etc.) que la vida cotidiana demanda”, comparto totalmente que esta ley es la madre de todas las batallas. Obviamente que es prioridad la (re)distribución de la riqueza, pero de lo que estamos hablando es del orden cronológico, que depende de la táctica y la estrategia a seguir.
No voy a defender al gobierno actual. Si bien estoy de acuerdo con su discurso nacional y popular, reconozco que su actuar no se condice con lo declamado. Evidentemente hay razones por las que se presenta este proyecto en este momento, y desde luego que genera muchas dudas ya que no parecen ser las que se dicen explícitamente.
Así y todo debemos reconocer que el anteproyecto que estuvo circulando por distintos foros en los últimos meses, mejoraba la norma vigente. También es cierto que, al momento de presentar el proyecto en el Congreso, se recepcionaron muchos aportes superadores. Y, por último, para no tener otra “125”, han cedido a presiones de distintos sectores políticos consiguiendo un dictamen de mayoría con más de 200 modificaciones, algunas muy importantes, que nos lleva a tener un posible texto normativo bastante mejor que el proyecto original.
Por su parte, la oposición atiende su juego. Este tema les permitió un desfile interesante por los distintos medios, que cedían tiempo y espacio para que se expresen libremente... a favor de ellos. Porque esa es la trampa. En nombre de la libertad de expresión se defiende que algunos pocos, con fuertes intereses económicos, sigan hablando en nombre de todos, escondidos tras una supuesta neutralidad e independencia.
Uno de los argumentos que más repiten para oponerse es que se viola la seguridad jurídica. “Seguridad jurídica”, raro concepto utilizado para defender a pocos que tienen millones, pero que nunca se aplica a favor de esos millones que tienen poco (o nada)...
La oposición pide más tiempo para el debate. Yo también le pediría más tiempo al oficialismo pero, a la vez, le pediría debate a la oposición. Pareciera que sólo se busca dilatar la cuestión para que no se trate nunca. Hay que sincerarse.
El único objetivo de la ley, según la UCR/CC/Unión-PRO, era hacer un negociado K con Telecom... hasta que sacaron a las telefónicas. Quizás era cierto. Pero hábilmente los dejaron sin un argumento. Después se sucedieron otra serie de excusas, llegando incluso a chicanas reglamentarias que tantas veces se utilizan a conveniencia. A veces las prácticas oficialistas te obligan a ser oposición, pero cada vez más la oposición te inclina hacia el oficialismo...
Por último, una imagen. En los titulares de TN (canal de noticias, de la fusión Cablevisión-Multicanal, del Grupo Clarín, es decir, “periodismo independiente”) decía: “Crisis en la Selección”. La carga afectiva del titular era claramente negativa. Los argentinos estamos disconformes con nuestra selección de fútbol que está jugando mal, que perdió los últimos partidos, que no se sabe si clasifica al mundial, etc. ¿Cuál era la imagen?. Julio Grondona y CFK con la mano en el corazón, cantando el Himno.
No seamos ingenuos. Los medios están jugando fuerte, y tienen mucho poder. Sólo basta leer o escuchar las adjetivaciones. Nos dicen que en vez de tapar la realidad, la hacen tapa. Sabemos que no hablan de “la” realidad sino de “su” recorte de la realidad. Es, claramente, la madre de todas las batallas. NO apoyamos un monopolio estatal, pero tampoco queremos ser cómplices de la más peligrosa censura a la libertad de expresión: la que no se nota, la actual.

3 comentarios:

Sergio Salanitri dijo...

Muy buen comentarios, me parece bastante objetivo, y lo mejor aún que es de algiuen que dice no estar de acuerdo con el accionar del gobierno en general
Por lo tanto aquel que critica el proyecto solo por que lo presentó este gobierno sin haberlo leído y basandos en rumores peca de simplista y prejuicioso.

Eduardo Agustín dijo...

Los medios masivos de comunicación son muy peligrosos y necesarios. Atacan a quien no quieren o no les conviene con la exucasa de la "libertad de expresión o libertad de prensa", que todos sabemos es libertad de empresa. A ellos no se los puede atacar por que es censura, y cuando quieren acallar una voz no le dan aire y punto, total ellos decien que pasar. Pero OJO, siempre van a decir que "solo reflejan la realidad". Nunca fui partidario de este gobierno pero la mariconeada que hace el grupo clarin (en especial TN) es abusiva. Salir con spot propagandisticos a decir (explicitamente) que con esta ley van a cerrar, o escuchar a bonelli plantearselo a el diputado morgado en una entrevista (miercoles 16/09 en "A dos voces")y que titulen "Ley de medios K" o que se hable de la"controvertida ley de medios" es una cañallada. Somos transparentes cuando nos conviene, ¿no TN? Además, "¿Todos Nosotros?" Yo no soy ni clarin ni TN. Nos homogenizan, nos igualan en la misma cosa. No TN, yo no soy parte de ustedes.
Pero no hay que ser reduccionistas, los demás medios, posibles beneficiarios de la nueva ley (aun no sancionada) callan para que no se conozcan estos reclamos. TELEFE, presunto favorecido cuando se sancione esta ley por la inversion del grupo inversor cercano al ex presidente Kirchner, (perdon no recuerdo el nombre del grupo) no hace mención al tema o lo reduce a una simple discusión parlamentaria. Otra canallada mediatica.
Así se nos escapa la chance del debate enriquecedor, agrediendo, con campañas despectivas y discursos deformados para la ocación. Politica es debatir, y el debate nos hace más ricos en conocimiento y opiniones. Creo que esta iniciativa de ley se merece más tiempo de debate. Creo tambien que la composición de este congreso es completamente legitima para poder sancionar, los votamos hasta el 10/12/09, y hasta ese día son quienes legislan en nuestro nombre.
Siento que esta ley es un avance pero tibio, le falta para ser lo que necesitamos como país.
Me llamo Agustín Mendez y tengo 23 años y estudio comunicación social en la U.B.A.

leonel dijo...

No sabemos si esta ley busca perjudicar a las grandes empresas mediáticas, o es un beneficio para todos nosotros. Lo que si sabemos y es evidente que un gran monopolio maneja gran parte de todos lo medios del país. Otra cosa que es evidente es que lamentablemente este monopolio es consumido por gran parte de la población. Realmente un arma muy poderosa, capaz manipular la opinión de miles de personas. Aparte de combatir contra lo intereses económicos, esta nueva ley busca la diversidad de contenidos, la amplitud de opiniones y posibilidad de nuevos puestos de trabajos, entre otras cosas. Hasta este punto parece no beneficiar en nada al gobierno y si beneficiar mucho a los ciudadanos y por otro lado solo perjudicar a las grandes empresas. Me parece perfecto, y no es una cosa política de estar a favor del gobierno, pero realmente se necesitaba un cambio en el manejo de los medios. Pero veámoslo por otro lado. Aquellos que tuvieron que soportar el cambio de la grilla de canales de televisión, digo aquellos porque hasta el momento la empresa Cablevisión no se adherio a la normativa, se habrán dado cuenta que Canal 7 la televisión publica pasó a estar entre los canales con mas audiencia del país. Este lugar lo ocupaban en las grillas canales de cable pertenecientes a la misma empresa que provee el servicio. Estar entre los canales de mayor audiencia, produce que tenga un constante paso de televidentes. Lo que generaba un gran ingreso para los canales de cable. Ahora esta Canal 7, por ahí lo que buscan sea que la gente pueda ver otro tipo de programas a los que no están acostumbrados y salgan de escuchar siempre lo mismo o por ahí buscan que los intereses e ideales del gobierno llegan a muchas mas personas. Por otra parte intentar hacer desaparecer la empresa Fibertel de Cablevisión, suponía un enorme negocio para los proveedores de internet restantes. Atención, ¿a quien pertenecen? ¿Qué vínculos hay entre una de las empresas restantes y el gobierno? Da la sensación que esta ley busca esconder beneficios para el gobierno detrás de beneficios para los consumidores de medios. Entonces, ¿se tratará de una lucha para ver quien se queda con el arma más poderosa de la tierra: el poder de los medios?