jueves, 16 de noviembre de 2017

Intentando saltar la grieta

Me siento peronista, aunque no sé si lo soy. Nací en el 80. Nunca fui menemista. Pero sí me identifico con el kirchnerismo. Voté a Néstor en 2003 y a Cristina en 2011. Voté a Filmus y Mariano Recalde varias veces en la Ciudad en los últimos 6 años. En realidad me gusta definirme como un militante del campo nacional y popular que busca, intenta construir, el bien común. Y lo explicito porque me gusta ser trasparente y valoro la honestidad intelectual. Hablo desde lo que soy, que incluye lo que fui, lo que seré, lo que estoy siendo...
No soy quién para juzgar el voto de nadie y por eso no lo voy a hacer. Eso no significa que me de lo mismo cualquier resultado. Mi posicionamiento, mi mirada, mis valores, mis principios, mis ideas, mis sueños, me llevan a preferir algunos candidatos y rechazar otros. Pero las elecciones ya pasaron y, si bien las decisiones individuales tienen impactos colectivos, cada quién se hará cargo de lo que hizo o dejó de hacer. Todos podemos equivocarnos. Todos podemos arrepentirnos. De un lado, del otro, del otro otro...
Pero todos estamos en el mismo barco y el timonel lo tiene quien lo tiene, sin importar cómo llegó o quién lo puso en ese lugar. Es cierto que algunos pocos viajan en primera y tienen acceso a los botes salvavidas, pero la mayoría corremos la misma suerte, aunque claro está que no de la misma manera. Podemos discutir quién da las órdenes realmente, si nos gustan más las formas de unos o de otros, inclusive sobre la moralidad de la tripulación. No descarto dar esos debates, pero en la urgencia, lo que no deja ser importante, es clave intentar sobrevivir a lo que se viene. Y juntos podemos más...
Quizás prefieras hablar de sinceramiento en vez de tarifazo, o de reformas en vez de ajuste. Tal vez pienses que el gobierno está haciendo lo que hay que hacer, y todo es culpa de la pesada herencia. No comparto. Pero así como evalúo esa posibilidad, te pido que por un momento te permitas pensar otra alternativa. ¿Y si realmente es un gobierno de ricos para ricos?. ¿Y si estos tipos que tienen cuentas offshore para evadir impuestos y lavar dinero no están pensando en nosotros, en vos, en mí, en nuestros hijos, en nuestros nietos, en el Pueblo?. ¿Y si cuando dicen que todos tenemos que ceder algo solamente están pensando en quitarnos derechos a nosotros, nunca a ellos?. ¿Y si cada aumento del gas, de la luz, del agua, del transporte público, de la nafta, de los alimentos, a ellos no les cambia nada pero a vos te revienta el bolsillo y te complica la vida?. ¿Y si cuando hablan de reforma laboral están planteando un cambio para favorecer a los poderosos y perjudicar a los trabajadores?. ¿Y si cuando hablan de reforma jubilatoria están pensando en recortes, en ahorrar plata para gastarla en otra cosa?. ¿Y si cuando hablan de empleados que sobran en el estado están pensando en recortes, ajuste, para poder beneficiar con esa plata a las mineras, a los pools sojeros, a sus amigos, familiares y a sus propias empresas?. ¿Y si cuando aumentan de manera sideral la deuda externa no lo hacen pensando en lo mejor para el país sino en poder seguir haciendo sus negocios a costa del futuro de nuestros hijos, nietos y bisnietos? ¿Y si cuando persiguen, a veces con razón, a políticos, empresarios, jueces, periodistas, sindicalistas, lo hacen para poder presionarlos y conseguir lo que quieren, o distraernos para avanzar en otros temas, sin importarle la verdad ni el bien?. ¿Y si cuando hablan de volver al mundo en realidad se refieren a cumplir órdenes del FMI otra vez, que bien sabemos cómo termina y a dónde nos lleva?. Y así podría seguir con más y más preguntas que nos permitan pensar juntos, en voz alta, compartir perplejidades, abrir la mente, dejar de lado prejuicios, ser críticos, no fanatizarnos, no cerrarnos, y buscar lo mejor para todos.
Estoy convencido que hay que salir a encontrarnos, escucharnos, dialogar. Con respeto. Con buenas intenciones. No siempre se puede, pero hay que intentarlo. Entre nosotros. Más allá de banderías políticas, que son valiosas pero no son las únicas banderas. Trabajar sobre lo que nos une, y debatir lo que no. Hay muy buena gente que no piensa como yo. Hay gente despreciable que comparte algunas de mis posturas. Hay gente buena que se equivoca. Hay gente mala que acierta. Y no soy yo quién decide la bondad o maldad de las personas, sino que es un planteo gráfico y simplista. Todos hacemos cosas mejores y peores. Todos podemos equivocarnos. Todos podemos arrepentirnos.
Por eso tenemos que juntarnos, encontrarnos, unirnos. Unidos podemos más, pero sabiendo que no todo es lo mismo.
Intententemos saltar la grieta... Y vamos viendo.

martes, 31 de octubre de 2017

De ñoquis, vagos y parásitos

En el imaginario de mucha gente está instalado que el empleado estatal es ñoqui, vago y/o un parásito. Es más, para muchos los trabajadores del estado se dividien en dos: los que trabajan a reglamento y los que no van a trabajar.
Por experiencia personal podría decirles que mayormente no es así, pero es muy difícil ir contra lo que una gran cantidad de personas aseguran saber. Por otra parte, no deja de ser cierto que haya muchas cosas que corregir en este tema. Sí hay gente que trabaja a reglamento. Sí hay gente que cobra sin ir a trabajar. Sí hay gente que no es idónea para el puesto que ocupa. Sí hay gente que entró por acomodo o favor político. Sí es cierto que ese dinero sale de los impuestos que pagamos (casi) todos. Sí es cierto que esa plata podría destinarse a obras en salud, educación, vivienda, etc. Y sería bueno que todo eso empiece a cambiar...
El presidente Mauricio Macri puso la lupa sobre este tema y, con el visto bueno de un numeroso sector de la sociedad, está dispuesto a avanzar. Sí, Mauricio Macri. El que tiene cuentas offshore para evadir impuestos (y lavar plata sucia) y no aporta su dinero para financiar nuestro Estado. El que siendo Diputado Nacional tuvo un elevadísimo nivel de ausentismo (más que Carrió, lo que es mucho decir). El que siendo Jefe de Gobierno y Presidente tiene el récord de mayor cantidad de días de vacaciones en el Poder Ejecutivo. El que hizo negocios a costa del Estado con nuestra plata, tanto con las cloacas en Morón, con el contrabando de Sevel, con Manliba o con la estatización de su deuda privada. El que sigue haciendo negocios, ahora desde el otro lado del mostrador, permitiendo el blanqueo (ilegal) de su familia, que sus funcionarios ganen plata gracias a sus propias decisiones (Aranguren, Quintana, Braun), que le quiere pagar juicios millonarios a sus empresas, que le da obras sin licitación a su primo Calcaterra y su amigo inseparable Caputo. El hijo de Alicia Blanco Villegas, representante de la oligarquía terrateniente de la provincia de Buenos Aires. El hijo de Franco Macri, empresario símbolo de la Patria Contratista y miembro de la mafia calabresa. El mismo que cuando asumió como Presidente despidió a miles de empleados estatales y, sin embargo, nos encontramos que hoy hay más que cuando asumió. El que inventa cargos con nombres rarísimos y sueldos elevados. El mismo que autoriza nombramientos de familiares, amigos y militantes pese a no ser idóneos para los puestos que ocupan ni cumpir las condiciones mínimas exigidas. El que vino a bajar el déficit fiscal pero lo hizo aumentar, junto con una deuda que nos esclaviza por generaciones. El que vino a bajar la inflación pero la hizo subir. El que vino a lograr la pobreza cero pero la hizo aumentar, a costa de aumentos en tarifas, transporte, alimentos, y pérdida real del poder adquisitivo del salario. El que vino diciendo que no ibas a perder nada, pero termina diciendo que no era real lo que estabas viviendo realmente. El que paga por día 720 millones de pesos en intereses de Lebacs, apostando a la especulación y la timba financiera, atentando contra la producción y el trabajo que dice querer defender, a la vez que malgasta semejante cifra que podría destinarse a salud, educación o vivienda. Sí, Mauricio Macri.
¿Y por qué lo hace?. Porque los ricos siempre ganan. Y hoy, con una concentración de poder casi inédita, con el Poder Político, Económico-Financiero, Judicial y Mediático jugando en el mismo equipo, obtuvo luz verde en las recientes elecciones para avanzar en su macabro plan. Y porque lo hace cumpliendo órdenes. Y si no, miremos las recomendaciones del FMI sobre recortes, ajustes, aumentos, reducción del déficit, jubilaciones, y específicamente sobre el tema que nos convoca en este artículo: “El FMI también solicitó una reducción estructural del empleo público a nivel federal y provincial, que aconsejan realizar mediante un censo de agentes que permita rastrear y controlar a los empleados públicos, identificando a los trabajadores fantasmas y estableciendo una reducción basada en el desgaste. El método de reducción de personal propuesto por el fondo se basa en apelar a que los mismos empleados renuncien o se retiren voluntariamente para prescindir de las indemnizaciones, mientras que se evita la toma de nuevos empleados logrando de esa manera una reducción drástica de la planta al menor costo económico”.

Están ganando la batalla cultural. Se impone un sentido común colonizado funcional al Poder. Nos cansaremos de ver noticias e informes en esta línea, durante estos días, para reforzar prejuicios. Estamos a tiempo. Tenemos que resistir pero, a la vez, pensar juntos, encontrarnos, dialogar, convencer, persuadir, organizarnos, militar, hacer. El 2019 nos encontrará unidos o dominados. Compañeros del campo nacional y popular, uníos. Unidos podemos más.

viernes, 20 de octubre de 2017

#AhoraUnidadPorteña


"Nunca la opción fue tan clara. #AhoraUnidadPorteña. La oposición ciudadana al gobierno de Macri y Carrió", dice el reverso del volante que encabeza este posteo.
En la campaña gráfica anterior aparecían unas zapatillas teniendo que elegir entre dos caminos: Mercado o Educación, Desocupación o Trabajo, Autoritarismo o Democracia, Importación o Pymes, Especulación o Producción, Flexibilización o Paritarias, Pérdida de Derechos o Inclusión, Ajuste o Justicia Social. Y te invita, te interpela, diciendo #DecidíTuFuturo.


En el fondo, si lo analizamos bien, no es otra cosa que la reedición de la campaña legislativa de 2013 del Frente Para la Victoria en la Ciudad de Buenos Aires. En la vida hay que elegir...


Eso sí, el contexto actual y una mejor estrategia de campaña llevaron a poder traducir el mensaje en conceptos más concretos, más identificables, acorde a lo que viene sufriendo nuestro Pueblo desde que Cambiemos llegó al gobierno.
Pero la intuición sigue siendo la misma: cuando uno vota, elige un rumbo. Decide para dónde orientar. Y ese voto, además de delegar la representación en determinadas personas de determinados partidos, es un mensaje. Por eso Cristina nos invita a llenar las urnas de sueños...


El Poder Político, Económico, Judicial y Mediático está jugando en el mismo equipo. Y suele defender intereses espurios que atentan contra el Pueblo.
Por todo eso, y frente a un presente donde aumenta la desigualdad, el hambre, la pobreza, la desocupación, la represión, el endeudamiento y el ajuste, este domingo 22/10 #YoVotoUnidadPorteña.


Para seguir leyendo...

Luces y Sombras del Kirchnerismo 

Ojalá... 

He votado corruptos…

#CienDíasDeMacri 

Estamos cada vez peor...

jueves, 27 de abril de 2017

Cristina Miente



Cristina miente. Pero, ¿¡¿cómo?!?. ¿No era “Clarín miente”?. Bueno. Cristina también miente.


La dos veces presidenta publicó en las redes sociales una imagen donde aparecían cuatro conductores de televisión con videograph editados o de un tema diferente al que ella hacía mención.
Es cierto que los graf estaban editados. Cristina debió aclararlo. Aunque parece que no lo sabía, según TN (que utiliza intencionalmente la palabra “ruta” en el título de la nota, asociando los “zocatruchos” con “el dinero K”).
Parece que, en tiempos de redes sociales y posverdad, está difícil chequear si algo es cierto o no. Le puede pasar a Cristina. Nos puede pasar a nosotros.
En cualquiera de las posibilidades, lo de Cristina fue torpeza. Habilitó a que los medios le corran el eje.
Cristina escribió: "Cadena nacional (de la mentira)", denunciando una operación mediática, funcional a la estrategia electoral de Cambiemos, donde fogonean que "íbamos camino a ser Venezuela" por la "pesada herencia K", y Santa Cruz es el claro ejemplo de ello.
Me tomé el trabajo de ver los 4 programas que aparecen en la imagen. En los 4 expresaron esa misma idea, independientemente de los videograph que hayan utilizado. La misma idea en los 4 programas. La misma idea en Clarín, La Nación e Infobae. La misma idea en Canal 13 y América. La misma idea en Radio Mitre. La misma idea en TN. Y así. Se nota mucho. (Lo mismo viene pasando hace algunos domingos con las tapas de Clarín y La Nación sobre temas variados).
Cristina publica una imagen en sus redes sociales y le responden desde todos los diarios, radios, y programas de TV. Es impresionante el poder de fuego que tienen los medios.
Y mientras los medios hegemónicos te mienten, te intentan manipular, repitiendo lo que la estrategia comunicacional de Cambiemos les dicta, algunos discuten un graf. Yo prefiero hablar de lo importante. Estamos cada vez peor. Aumenta el hambre, la pobreza, la desocupación, el ajuste, el endeudamiento y la represión.
Es que la discusión de fondo no es quién gana o quién pierde un debate en las redes. No es Cristina sí o Cristina no. Más allá de que ningún analista serio afirma que íbamos camino a ser Venezuela, que la herencia resulta no ser nada pesada, o que se sabe que la provincia de Santa Cruz no estuvo gobernada por el kirchnerismo en los años previos al gobierno de Alicia, lo central es poder preguntarse: ¿los medios reflejan la realidad o dan una interpretación entre otras?. ¿Reflejan la realidad o la construyen?. ¿Por qué algunos informan una cosa y otros otra?. ¿Por qué algunos opinan una cosa y otros otra?. ¿Hay diferencias ideológicas?. ¿Hay intereses económicos o de otro tipo detrás de cada medio?.
Por eso, como ya dije en otras oportunidades, hay que leer todo, mirar todo, investigar, profundizar, ser crítico, y sacar conclusiones personales. Nos quieren operar, manipular, de un lado y del otro, y de otros también. El problema no es si mienten o no, sino que nosotros debemos poner en duda la información recibida y ser críticos. Para no terminar dando como válido solamente lo que coincide con nuestros prejuicios... Insisto con una pregunta que se hizo texto: ¿Cómo nos informamos?.
Y para ir cerrando, dos agregados.
Hoy mismo, a tres días de la gran noticia sobre los “zocatruchos”, estaban entrevistando a una especialista en TN. La entrevistada decía que hoy, debido a la tecnología, se lee de otra manera. El graph decía, entre comillas, “Hoy no se lee debido a las tecnologías”. El zócalo no se correspondía con las ideas que estaba expresando la especialista. En el meme que compartió irresponsablemente Cristina, los zócalos editados representaban fielmente lo expresado en los programas. ¿De qué nos vamos a escandalizar?.
Por último, les dejamos las verdaderas imágenes que Cristina no se animó a postear: